El tomate y el ictus

Los tomates y el  ictus (AVC, accidente cerebro vascular ) de Futura-Sciences

Un estudio realizado en Finlandia ha asociado niveles altos de licopeno, un antioxidante que se encuentra en los tomates, con una disminución del 55% del riesgo de provocar un accidente cerebrovascular. Aunque es demasiado pronto para establecer una relación causa efecto, este trabajo pone de relieve la importancia para mantenerse sano de comer frutas y verduras.
Aquí desarrollamos el mes temático de Futura-Sciences  sobre la comida del mañana

 

Una dieta saludable es una de las garantías de una vida larga. Los estudios lo demuestran: comer al menos 5 frutas y verduras al día tiene un impacto positivo en la salud. ¿Por qué? Debido a que estos alimentos contienen cantidades grandes de proteínas, vitaminas y otras moléculas que causan efectos fisiológicos positivos en nuestros cuerpos.

Una nueva investigación de la Universidad del Este de Finlandia, Kuopio, lleva esta agua al molino. Aunque  no dispone de elementos suficientes para animar a la gente a comer tomates, muestra en “Neurology”  que el licopeno, un antioxidante que se encuentra sobre todo en este alimento, se asocia con una disminución del 55% en el riesgo de accidente cerebrovascular (ictus ).

Estos trastornos son más frecuentes con la edad. A menudo se caracterizan por la obstrucción de un vaso sanguíneo en el cerebro, impidiendo el riego en un área más o menos amplia con  resultados  de consecuencias a veces fatales. Es una enfermedad del sistema cardiovascular.

Más licopeno, menos AVC

En este estudio, 1031 varones  finlandeses de edad comprendida, al iniciarse la investigación, entre 46 y 65 años se controlaron durante 12 años. Se midió regularmente, el licopeno y otros antioxidantes (alfa y beta-caroteno, alfa-tocoferol, retinol).
Frecuentemente, el AVC es de origen isquémico, es decir, por bloqueo de  una arteria, que  al impedir  el flujo de sangre a algunas  neuronas , éstas  mueren. A veces, la causa como en esta imagen, puede ser hemorrágica. Se rompe un vaso y la sangre se vierte en el cerebro. Se le ve aquí en blanco, a donde  apunta la flecha inferior. La segunda flecha caracteriza un punto oscuro que no es otro que el edema resultante. © James Heilman, Wikipedia, cc 3.0
Durante este período, 67 hombres sufrieron un derrame cerebral. Entre los 258 participantes con las tasas más bajas, 25 dieron cuenta de estar afectados por la enfermedad, mientras que fueron  sólo 11 de 259  los individuos en el grupo con las tasas más altas. La diferencia fue aún más sorprendente cuando los autores se interesaron en los AVC debidos a un coágulo de sangre: resultando que los riesgos se reducen en un 59% en el segundo grupo. Sin embargo, nada se ha observado para otros antioxidantes.

Los autores son cautos y no pretenden haber demostrado una relación causal entre el licopeno y el riesgo de accidente cerebrovascular. Ellos sólo hablan de asociación entre los dos eventos.

¿Hay que comer tomates en abundancia?
Investigaciones ulteriores tratarán de establecer el posible papel que podría jugar el antioxidante. Ya sabemos que el licopeno reduce el colesterol malo, inhibiendo su formación, y una de las principales causas de las placas de ateroma que obstruyen los vasos sanguíneos. También prvendría la formación de coágulos, lo que contribuye a mejorar la circulación sanguínea. ¿Es a estos niveles que intervienen en el presente caso?

La noticia no necesariamente convence a todo el mundo. David Thomas, Saint Louis University, expresó su escepticismo sobre el sitio web Live Science, Indica que no hay evidencia de que el consumo de tomate reduzca el riesgo de accidente cerebrovascular y la necesidad de realizar más investigaciones. Sin embargo, morder la fruta roja no está  prohibido y no puede hacer mucho daño

 

Articulo publicado en Salud. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *