Enfriar sin electricidad

En zonas sin electricidad es difícil   enfriar los alimentos, la solución más común es mantenerlos en fresqueras o cuevas donde las temperaturas son más bajas, pero a veces esto no es posible y es necesario recurrir a métodos como la evaporación del agua que necesita una energía que capta de cuanto le rodea.

En nuestro caso ponemos un ejemplo bien conocido como es el botijo que extrae el calor del agua que contiene y por tanto produce su enfriamiento.

Otro caso semejante es la olla Zeer en la que dos recipientes de barro cocido, ollas por ejemplo, y con una separación de unos 25 mm entre ellas se rellenan de arena hasta enrasar los bordes superiores, ésta  se humedece con 1 litro y medio de agua inicial. Para mantener el efecto de enfriamiento se debe añadir ¼ de litro cada día. Se consigue una disminución de temperatura  hasta 20-25ºC. Ello permite una duración más prolongada de los alimentos, p.ej. pueden durar hasta 3 semanas los tomates,  sino apenas durarían 2-3 días.

http://www.tiempo.com/ram/1797/la-cermica-del-agua-y-su-relacin-con-la-aridez/

http://www.hogareficiente.com/es/noticias-eficiencia-energetica/el-efecto-botijo-y-la-refrigeracion-por-evaporacion

Articulo publicado en Eficiencia Energetica. Guarda el enlace permanente.

Un comentario a Enfriar sin electricidad

  1. esquerola dice:

    Muy interesante conservar los tomates. Ya sabemos que son buenos para prevenir ictus y demás. Y además también son buenos para hacer salsa (de tomate, claro).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *